Inicio / Estudios / Experimente una vida plena con ayuda de Dios

Experimente una vida plena con ayuda de Dios

Experimente una vida plena con ayuda de DiosViva la vida a plenitud, pero en Dios quien trae paz interior

1.- Lectura Bíblica: 1 Pedro 2:11

2.- Versículo para memorizar:

“Amados, yo os ruego como a extranjeros y peregrinos, que os abstengáis de los deseos carnales que batallan contra el alma, manteniendo buena vuestra manera de vivir entre los gentiles; para que en lo que murmuran de vosotros como de malhechores, glorifiquen a Dios en el día de la visitación, al considerar vuestras buenas obras” (1 Pedro 2:11).

3.- Reflexión en la Palabra de Dios:

Perdió la cuenta de los días que marcó en su calendario y que luego reemplazó por marcas en la pared de su celda, hasta que no alcanzó ningún espacio para registrar los veintidós años que pasó en una cárcel cubana por su oposición al régimen estatal.

Eloy Gutiérrez al principio se desesperaba, gritaba en la soledad de su confinamiento, otras reía, luego se limitaba a sentarse en un rincón a esperar el tránsito lento de las horas hasta comprobar que había llegado la noche, cuando en el corredor se encendía una bombilla que apenas iluminaba el lugar.

Los poquísimos momentos emocionantes fueron aquellos en los que veía la luz del sol. No podía concebir su tragedia, pero era el precio que pagaba por mantener diferencias con el gobierno. Y lo aceptó con un estoicismo único.

Esa es la razón por la que, el día que le anunciaron su libertad fruto de las presiones internacionales, no dudó un solo instante en correr por las calles de La Habana, embelesarse con los colores infinitos del atardecer y embriagarse con la brisa marina que le traía el rumor lejano de países en los que consideraba, no era delito pensar y disentir de los demás. Pasó veinte años en el exilio.

Ahora regresó a Cuba. Lleno de esperanza. Con fe. Convencido de que llegará el día en que cambien las circunstancias en su país. Y lo proclama a los cuatro vientos. No ha perdido la esperanza de vivir en paz, sin temores, con optimismo por un mejor mañana, en esa tierra de progreso que guarda en su memoria y que dista mucha de la nación donde prima la escasez de lo más elemental.

Leer historias como las de Eloy, guardando las proporciones, nos permite evocar a los cristianos que sufren hoy pero que guardan la fe de un nuevo amanecer, sin sufrimientos, al lado del Señor Jesús por siempre jamás, donde no haya dolor ni tristeza. Muchos de ellos sufren persecución no por sus ideas políticas sino por sus convicciones de fe.

Marchar hacia la patria celestial nos compromete en vivir para Dios, sin desfallecer ni permitir que los tropiezos de la cotidianidad nos hagan volver atrás del sendero de consagración que iniciamos, tal como lo recomienda el apóstol Pedro: “Amados, yo os ruego como a extranjeros y peregrinos, que os abstengáis de los deseos carnales que batallan contra el alma, manteniendo buena vuestra manera de vivir entre los gentiles; para que en lo que murmuran de vosotros como de malhechores, glorifiquen a Dios en el día de la visitación, al considerar vuestras buenas obras” (1 Pedro 2:11).

Es cierto, vivir la fe no es fácil y mucho menos, convivir en sociedad, pero debemos hacerlo con ayuda de Dios. El autor mexicano, Rafael Ayala, escribe: “La vida es muy sencilla y las personas somos generalmente muy complicadas; pasamos gran parte de nuestras vidas concentrándonos en todo tipo de detalles y olvidamos las cosas realmente importantes… Así somos, vivimos contradictoriamente y olvidamos que el estado de las relaciones con nuestros seres queridos es lo que nos trae la máxima felicidad en la vida.” (Rafael Ayala. “Sanando heridas del alma”. Taller del Éxito. 2011. EE.UU. Pag. 23)

No permita que las circunstancias le lleven a volver atrás. Siga adelante. Con la mirada puesta en el Señor Jesucristo. Así el desánimo golpee a su puerta, no permita que lo doblegue. La victoria está asegurada. Dios está con usted en todo momento…

Y si no ha recibido a Jesús como su Señor y Salvador, hoy es el día para que lo haga. Puedo asegurarle que no se arrepentirá.

4.- Preguntas para el crecimiento personal y espiritual:

a.- ¿Está enfrentando momentos difíciles a causa de su fe en Cristo?

b.- ¿Le desanima como cristiano enfrentar momentos difíciles?

c.- ¿Qué hace cuando tocan a su puerta esos momentos críticos?

d.- ¿Busca a Dios en medio de las dificultades?

e.- Hoy es el día de volver la mirada a Cristo para que nos ayude a salir de la situación difícil por la que atravesamos.

Vea Tambien

Dios restaura un matrimonio en crisis

En Dios toda situación de crisis matrimonial encuentra solución 1.- Lectura Bíblica: 1 Corintios 13:4-7; …

Loading Facebook Comments ...
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com