Inicio / Estudios / Aplique siete principios sencillos para fortalecer la relación en familia

Aplique siete principios sencillos para fortalecer la relación en familia

Aplique siete principios sencillos para fortalecer la relación en familiaCon ayuda de Dios podemos desarrollar una actitud perdonadora

1.- Lecturas Bíblicas: Santiago 5:16; Colosenses 3:12-14

2.- Versículo para memorizar:

“Confiesense los pecados unos a otros y oren los unos por los otros, para que sean sanados. La oración ferviente de una persona justa tiene mucho poder y da resultados maravillosos. ” (Santiago 5:16. NTV)

3.- Reflexión en la Palabra de Dios:

Muchas de las dificultades que tenemos con la pareja o con los hijos, producen heridas que no sanan a tiempo. ¿La razón? Equivocadamente creemos que al no abordar el asunto, el tiempo llevará a que se olvide. ¡Tremendo error! Las heridas emocionales permanecen latentes y terminan estallando en un tremendo conflicto cuando menos lo esperamos.

El autor Gary Chapman recomienda: “La confesión sincera abre la puerta a la posibilidad del perdón. Cuando usted recibe perdón, su lado del muro ya está demolido. Si su cónyuge también está dispuesto a condesar y recibir perdón, puede demolerse el muro completo y el matrimonio puede avanzar.” (Gary Chapman. “Los 5 lenguajes del amor – Devocionales”. Tyndalye House Editores. 2012. EE.UU. 02/10)

Lea el texto de nuevo. ¿Le encuentra sentido? Habla de la importancia de confesar nuestros errores. Ir a su pareja y decirle: “He fallado en esto o aquello”. Igual con sus hijos. Puede parecer un paso muy duro pero es necesario darlo. La actitud de reconocer las fallas y pedir perdón, es lo que nos permite encontrar salidas al laberinto de problemas en el que a veces se convierte la relación de hogar.

El apóstol Santiago escribe: “Confiesense los pecados unos a otros y oren los unos por los otros, para que sean sanados. La oración ferviente de una persona justa tiene mucho poder y da resultados maravillosos. ” (Santiago 5:16. NTV)

Un paso que es importante dar a partir de este día, es elaborar un listado de los daños que ha causado a su familia y. uno a uno, pedir perdón. Esa es una forma práctica de confesarse los errores en procura de encontrar soluciones a los problemas del hogar.

Cuando reconocemos los errores, es importante que nos dispongamos a pedir perdón con dos actitudes que comparto con usted:

a.- Pedir perdón con sincera disposición de corazón

b.- Tener claro que negarnos a perdonar es ir en contravía de la voluntad de Dios (Mateo 6:12)

El conferencista y autor de temas de familia, Gary Chapman, escribe: “No se gana nada con retener las faltas del pasado. En cambio, la disposición de perdonar abre la puerta para el crecimiento futuro. Se puede reconstruir la confianza y renovar el amor. Cuando una pareja está dispuesta a confesar y perdonar las faltas, un matrimonio puede pasar de la amargura y el conflicto a un estado de renovación y gozo.” (Gary Chapman. “Los 5 lenguajes del amor – Devocionales”. Tyndalye House Editores. 2012. EE.UU. 02/11)

Ahora que hemos escuchado a un especialista, le invito para que consideremos lo que nos enseña el apóstol Pablo: “Dado que Dios los eligió para que sean su pueblo santo y amado por él, ustedes tienen que vestirse de tierna compasión, bondad, humildad, gentileza y paciencia. Sean comprensivos con las faltas de los demás y perdonen a todo el que los ofenda. Recuerden que el Señor los perdonó a ustedes, así que ustedes deben perdonar a otros. Sobre todo, vístanse de amor, lo cual nos une a todos en perfecta armonía.” (Colosenses 3:12-14. NTV)

Por favor lea el texto cuantas veces sea necesario. Le ayudará a comprender cuánto significa perdonar. Y si lo hace a nivel familiar, podemos asegurarle que el cambio en la relación será ostensible y podrá recobrar la paz en todas las áreas, comenzando en la intimidad que está llamado a desarrollar con Dios.

Ahora le invito a considerar siete decisiones que traerán cambio radical a su matrimonio:

1.- Me decido hoy a concederle a Dios el primer lugar en mi familia

2.- Reconozco que mi matrimonio no es lo que debería ser

3.- En adelante dejaré de culpar a mi cónyuge y comenzaré a identificar en qué estoy fallando

4.- Confieso mi pecado y acepto el perdón de Dios (1 Juan 1:9)

5.- Le confesaré a mi cónyuge, con verdadero arrepentimiento, los errores que he cometido y le pediré perdón

6.- Le pediré a Dios que me conceda la fortaleza y la perseverancia para cambiar

7.- Cada día me esforzaré— con ayuda de Dios— a cambiar mis pensamientos y acciones para con mi pareja

Tenga presente que, cuando decido cambiar con mi pareja, me preparo para vivir un proceso de sanación mutua que puede ser rápido o, por el contrario, bastante lento. No obstante, la meta es no caer en el desánimo.

Decídase hoy a emprender ese proceso. Con ayuda del Señor Jesús dará pasos sólidos. Y si aún no ha recibido a Jesús como su Señor y Salvador, es hora de hacerlo. Le podemos asegurar que no se arrepentirá porque prendidos de la mano del Señor Jesús damos pasos sólidos hacia el crecimiento personal, espiritual y familiar.

4.- Preguntas para el crecimiento personal y espiritual:

a.- ¿Ocupa Dios el primer lugar en su vida y en su familia?

b.- ¿Ha hecho un alto en el camino para evaluar cómo anda su relación familiar?

c.- ¿Culpa a su cónyuge o a sus hijos por los problemas que enfrenta en las relaciones familiares?

d.- ¿Se ha decidido a perdonar las ofensas que se han producido en la relación familiar?

e.- ¿Qué pasos ha dado para perdonar a su cónyuge y a sus hijos?

Vea Tambien

Dios restaura un matrimonio en crisis

En Dios toda situación de crisis matrimonial encuentra solución 1.- Lectura Bíblica: 1 Corintios 13:4-7; …

Loading Facebook Comments ...
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com